La Etapa escolar

De la familia a la Guardería

Después de que el niño va cogiendo confianza en su familia: madre, padre, abuelos, tíos,...  El siguiente paso es asistir a una guardería o jardín de infancia. Es una etapa transitoria de los 2 a 3 años, donde el lactante mayor va aprendiendo a compartir una madre, la maestra parvulista, entre un grupo más amplio de niños de su edad. 

De la Guardería a la Escuela

Ya sea directamente desde su familia o tras el paso por la guardería, a los 3 años la escuela es el lugar donde van a aprender a relacionarse, crecer personalmente y aprender en un mundo cambiante.

El mundo y la sociedad cambia de una forma acelerada, la educación y la escuela deben adaptarse pero con un modelo donde el niño y la niña sea el centro, y se le eduque en los valores humanos que son los mismo a pesar del paso del tiempo.

Un ejemplo que nos hace pensar son las Escuelas Waldorf, un modelo que surgió hace 100 años, en Alemania tras la Primera Guerra Mundial en un intento de volver a los orígenes de lo humano.

Este años se cumplen 100 años y este documental explica el porqué de su éxito en todo el mundo:


Es una gran aventura para  la mayoría de niños, es una etapa de enorme importancia donde a través de un juego compartido deben aprender muchos conceptos jugando. Lo normal es que lo vivan con pasión. Tendrán experiencias a veces difíciles, pero el balance va a ser muy positivo. En estos inicios se pueden detectar problemas en su relación social, por inmadurez o por su propia forma de ser.

Los momentos de recreo son casi más importantes que el tiempo de clase.

¡Educar en el asombro!

El asombro, innato en el niño, es un deseo interno de aprender que aguarda expectante el contacto con la realidad para despertarse. El asombro está en el origen de una conciencia basada en la realidad y, por lo tanto, del aprendizaje mismo. El alcance del asombro, que se da a un nivel metafísico, es mayor que el de la curiosidad. Interpretaciones desafortunadas de la neurociencia han llevado a ideas falsas que se venden bajo la etiqueta de “educación basada en la neurociencia”, inspiradas todas ellas en la asunción científicamente equivocada de que el aprendizaje de los niños depende de un entorno enriquecido. Esas creencias han reforzado el conductismo en la educación, tanto en casa como en la escuela, lo que ha contribuido a aniquilar el sentido del asombro de nuestros hijos. Proponemos el asombro como centro de toda motivación y acción en el niño. El asombro es lo que convierte la vida en algo genuinamente personal. La belleza suscita el asombro. El asombro sintoniza con la belleza através de la sensibilidad y se despliega a través del apego seguro. Cuando el asombro, labelleza, la sensibilidad y el apego seguro están presentes, el aprendizaje es significativo. Por locontrario, cuando no está presente la dimensión volitiva (asombro), no hay un fin o sentido(belleza) o no hay una predisposición a la confianza (apego seguro), el mecánico, rígido y restrictivo proceso de un mal llamado aprendizaje a través de la mera repetición se convierteen una rutina que aliena y embrutece a la persona. A eso se le podría llamar “adiestramiento”pero no aprendizaje, porque no contempla a la persona en su totalidad.

La importancia del maestro

Después de los padres y el resto de la familia, la figura y la persona más importante va a ser el maestro. A través de un método de aprendizaje que se basa en el apoyo y la capacidad de animarle a aprender y repetir para conseguir el talento:


¿Cómo cambia nuestro cerebro al aprender?

SI el primer año de vida, y antes de nacer, son los momentos de mayor crecimiento cerebral; hasta los seis años es el momento donde se establecen gran cantidad de conexiones entre las neuronas. ¿Cómo cambia nuestro cerebro?. Muy fácil: la actividad física, el juego, el aprendizaje, la música, el canto,....

Actividades junto a la escuela

Cuando el niño sale del colegio, los papás intentan ampliar sus actividades de aprendizaje con las llamadas actividades extra escolares: deportes, música, idiomas, ajedrez,...

¿Es bueno seguir con actividades tras las clases?

Lo más importante es que lo que hagan lo hagan sin agobio, con tiempo de juego propio y creativo.


Problemas en el aprendizaje

Hay muchas variables y diferentes formas del desarrollo infantil. A veces los niños a los 3 años cuando son escolarizados, tienen algún antecedente, como pueda ser prematuridad y otro problema de salud que pueda afectar a su desarrollo cognitivo, se suele llamar un factor de riesgo: Hay niños que completan su calendario de capacidades: marcha, lenguaje, sociabilidad , dentro de unos márgenes medios, en cambio otros llevan un retardo o adelanto.

Las variables más frecuentes en su desarrollo neuroevolutivo que se tienen en cuenta al inicio de la escuela son:

1. Retardo del lenguaje.

2. Falta de atención e hiperactividad.

3. Problemas de sociabilidad.

4. Problemas en la lecto-escritura (dislexia).

5. Dificultad en el cálculo (discalculia).

6. Dificultad en el trazo (distraía).

7. Trastornos de la motricidad fina o gruesa.

En unas primeras etapas se evalúa de forma repetida y en caso de confirmarse un problema se realiza un apoyo educativo específico (logopedia, etc.)

El desarrollo del niño es un fenómeno dinámico de manera que se debe revaluar para ver si se trata de un mero retardo que se normaliza o un problema de se sale de unos rangos normales.

Para los padres siempre es un reto y motivo de preocupación, pero muchos de los niños que se detectan estos problemas con el tiempo suelen corregirse, sin embargo hay que incidir sobre ellos tanto a nivel familiar (apoyo en casa) como escolar (apoyo en la escuela).


Los padres: madre y padre deben ser
los mayores artífices del avance de sus hijos.

La escuela es la fusión de la ilusión y el deseo de los padres para que su hijo o hija aprenda, se descubra y se relacione con los demás; la otra parte es el profesorado, que - con su experiencia y buen hacer - acompaña en esa maravillosa etapa, descubriendo puntos fuertes y defectos para que se desarrolle a su manera. Ante situaciones de desajuste, fustraciones, rechazo, los padres deben animar a sus hijos, es mucho más efectivo el refuerzo positivo emocional, que el castigo. La madre y el padre no nacen, tienen instintos pero se hacen día o día, dedicando el tiempo de calidad que se pueda, igual nos obligará a apagar la T.V. o el móvil y coger un cuento y a hijo en su regazo.

La Dislexia: Un cerebro sano pero diferente.

El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad: TDAH.

Un de cada 25 niños y una de cada 100 niñas, presenta esta variante en el desarrollo, donde sus vías y conexiones para la atención a nivel cerebral se desarrollan de forma más lenta e incompleta, no tiene que ver  con la inteligencia. Se puede ser TDAH con inteligencia normal, menor o superior. En el adulto la mayoría se corrige, pero el pronóstico es mejor si se maneja y trata adecuadamente.